Comunicación (en la Muerte de mi Abuelo)

Hoy, que el cielo es el poeta
y se oye en el mundo una vieja canción.
Hoy he querido, osado de mí,
saltar al vacío y reventarme por dentro.
Extraer lo más denso de mi siempre amargo jugo
para intentar la Verdad… y hablar contigo.

Yo sé que me comprendes; que ahora me comprendes;
que ya me comprendes.
Porque estás más allá de toda comprensión.
Y sé que no me juzgas; que ahora no me juzgas;
que ya no me juzgas.
Porque has abatido el negro buitre
de la incertidumbre para siempre.

Y, sin embargo, tengo miedo de hablarte, de recordarte,
de verte otra vez.

Porque tú has olvidado el temor
como me habrás olvidado a mí.

Hoy, que intento algo más serio, 
que siento algo más profundo,
¡hoy ni siquiera puedo llorar!.

Hoy, que la Luz te ha enseñado un camino,
que el poder te ha inundado de pleno.
Hoy, que eres mucho más perfecto que yo,
mucho más hermoso y radiante,
ni siquiera te puedo soñar.

Yo, que soy consciente de que tu consciencia abarca todo,
yo, que sé que tu conocimiento todo lo envuelve, 
yo, pequeña gaviota estrellada en el cielo infinito
que lucho por olvidarme de ti,
quiero decirte sólo una cosa: Te quiero.

Comparta sus opiniones