El Hombre y yo

Maldad en el hombre innata
por su naturaleza existe,
pues sólo el hombre es quien mata
a los de su propia estirpe.

¡Y los hombres, como ratas, 
de esta absurda maldad viven!.

Yo a nadie quiero matar, 
mas que me dejen vivir,
pues no es pecado tratar
de nacer, vivir y morir, 
sin dañar ni ser dañado;
en paz llegar hasta el fin.

Comparta sus opiniones