Pétalo número 50

” ¡Cuánto echo de menos ese alma, loca de atar, que me empuje de nuevo a lo prohibido, al morbo del deseo porque sí! Y que me invite a quemarme en un infierno de pasiones y pecados, siquiera que dure un instante, siquiera que luego regrese a mi rutina cobarde…”

Comparta sus opiniones