Sin Señal

Estaban desesperados. Jamás se les hubiese pasado por la imaginación que pudiera ocurrir lo que estaba sucediendo…

Tan sólo necesitaban recibir el mensaje final, ése que les iba a anunciar a cada uno de forma personal e intransferible su destino…

Todos ansiosos, pendientes de un único mensaje y… ¡se fue la cobertura en todo el planeta!

¿Así cómo iban a saber si les esperaba el Cielo o el Infierno? ¿Qué broma pesada era ésta? ¿Por qué justamente en ese momento, en el Día del Juicio Final? ¿Cuánto tiempo duraría? Y, sobre todo, ¿se trataba de una broma divina o de una jugarreta diabólica?

Mientras tanto, aquellos que no llevaban móvil les observaban con cierta lástima desde el Paraíso…

Comparta sus opiniones